Sureste mexicano, el paraíso olvidado
15 mayo 2019
Autor:
Sureste mexicano, el paraíso olvidado
Por: Mireya Peralvillo / Sonia Vázquez

“La gente que quiere superarse tiene que viajar a otros estados para lograr su objetivo”, una frase cruda que revela el rezago en el que viven miles de personas de las entidades del sur y sureste mexicano.

Lo anterior, no es una perspectiva que ofrezca avances en los últimos años, las carencias que enfrenta esta zona del país parecen no terminar.

Sin embargo, para el presente sexenio existen planes de gobierno que prometen detonar la economía en ambas regiones. Proyectos que atraerían el desarrollo industrial y no sólo turístico, por ejemplo, el Tren Maya y el Corredor Transístmico.

Tres décadas de rezago

De acuerdo con el estudio “Evolución de la actividad productiva nacional y las entidades federativas 2003-2018” del Centro de Estudios de Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados, los estados con menor crecimiento económico en México son Tabasco, Campeche, Oaxaca, Chiapas y Veracruz.

En estos territorios no figuran las oportunidades laborales, ni el desarrollo para la industria automotriz; situación que impacta en los planes de llevar inversiones en manufactura, al tiempo que reduce la calidad en los servicios de mantenimiento preventivo al no contar con el abasto de refacciones adecuado, además de que restringe la capacitación.

“En Oaxaca tenemos 31 años de atraso educativo por culpa de los ‘maestros’, estamos cansados de esta situación”, señaló Abel Domingo Chávez, secretario general de la Confederación Nacional de Talleres de Servicio Automotriz y Similares (CNT) y delegado en Oaxaca.

Para enfrentar esa situación, explicó que, desde hace 20 años, la CNT capacita de forma privada en los talleres mecánicos para tener técnicos de calidad; sin embargo, la apatía de las nuevas generaciones -que no tienen disciplina ni una buena formación educativa- hace difícil su labor. “Los jóvenes no quieren trabajar”, sentencia.

En su análisis, los problemas que genera la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) “espantan” a los inversionistas, y por ende, Oaxaca no crece.

Paternalismo no ayuda

Tuxtla Gutiérrez y Tapachula, las principales ciudades de Chiapas, cuentan con todos los recursos, incluido el educativo. “Estamos a punto de recibir la primera generación de ingenieros mecánicos, gente capacitada que no tardará en integrarse a los talleres”, refirió Carlos Molinari Cruz, ingeniero mecánico automotriz, delegado de Rodando Seguro, red de talleres y mecánicos en Chiapas.

Sin embargo, los mecánicos formales no tienen el interés de invertir en su educación. “Cuando tenemos eventos de capacitación son pocos los asistentes, la gente sí quiere capacitarse, pero están mal acostumbrados y quieren todo gratis”, comentó Molinari.

El ingeniero explicó que es común observar vehículos de alta gama como BMW y MINI, pero conseguir las refacciones, es complicado. Además, existe desconfianza por las compras en internet. “Tenemos mecánicos tradicionales, gente de la vieja escuela que, si no utiliza una computadora, menos va a comprar autopartes en línea”.

Considera que los planes de reactivación económica se han malinterpretado, pues el tono paternalista no ayuda al progreso de las personas. “Se necesita crear fuentes de trabajo para retener el talento de nuestros egresados, especializar los servicios y talleres ya establecidos”, afirmó.

La joya de la corona

Su privilegiado mar turquesa y costas blancas hacen de Quintana Roo un atractivo turístico internacional, motivo por el cual, no sufre del rezago económico que enfrenta el sur del país.

Actualmente, la región se encuentra en el octavo lugar de crecimiento nacional con el 3.68%, muy por encima del promedio nacional que es del 1.87%, según datos del Centro de Estudios de Finanzas Públicas.

“No tenemos las mismas carencias de servicios o refacciones que en Tabasco, Chiapas y Campeche. El desarrollo en Quintana Roo está por arriba de esas regiones”, dijo Héctor Tatemura, director general de Orion Trade, comercializadora de autopartes en Cancún.

El directivo explicó que 60% del parque vehicular en el estado son autos nuevos; sin embargo, su deterioro es derivado de las altas temperaturas y el aire marino (salitre) que, juntos, oxidan el aluminio, cuadros y chasis. Además, al ser un estado turístico es muy fácil encontrar todo tipo de refacciones.

Para el ejecutivo, el crecimiento de su compañía radica en las ventas en línea, negocio que sólo en 2018 representó un aumento de casi 17%, y en el presente año, la meta es llegar al 20%. Aquí, los técnicos automotrices y talleres consideran el comercio electrónico como la opción para realizar sus compras.

Turismo, detonante de la economía

Los planes del gobierno federal de impulsar la actividad económica en el sureste del país con la construcción del Tren Maya, proyecto que contempla crear polos de desarrollo entre Chiapas, Campeche, Quintana Roo, Yucatán y Tabasco, con una inversión que podría llegar a los 150 mil millones de pesos.

Aunque la expectativa es detonar el crecimiento en la región, la mayoría de los habitantes quieren ver resultados más allá de las promesas.

Xavier García Romero, enlace territorial del Tren Maya Campeche, indicó que las estaciones derivarán en zonas turísticas, por lo que será importante que la industria automotriz desarrolle transportes ecológicos y de bajas emisiones contaminantes para circular en áreas reservadas.

“El objetivo es tratar de movilizar hasta tres millones de pasajeros de Cancún a Palenque”, por lo que se buscarán vehículos sustentables. Es muy posible que no sólo la industria automotriz, sino que otras industrias se desarrollen en el sur sureste del país”, agregó.

Actualmente, el Tren Maya está diseñado para construirse en cuatro años y entrar en operación en el quinto. Las primeras tres licitaciones se darán a conocer durante el mes en curso.

Ventana de oportunidades

Los planes anunciados para el presente sexenio no dan total certeza a los inversionistas para instalar distribuidores de automóviles, talleres de servicio automotriz, refaccionarias o centros de distribución de autopartes en la región sur y sureste de México.

De llevarse a cabo con éxito, abonarán con mano de obra capacitada para atender las demandas del creciente parque vehicular, y como efecto inmediato crecerá la oferta educativa para cubrir las necesidades de la industria.

Diversas empresas de refacciones mantienen la iniciativa de ofrecer capacitación por medio de exposiciones de tipo local y, con ello, enfrentar la falta de información técnica, capacitación y abasto de refacciones, pero aún falta mucho camino por recorrer para alcanzar la profesionalización en el gremio de servicios.

Este reportaje es parte de la edición de mayo de #AlianzaAutomotriz que puedes leer aquí


Comentarios
No hay comentarios en “Sureste mexicano, el paraíso olvidado”


Aviso de privacidad © 2014 Derechos reservados por Alianza Editores, S.A. de C.V.