BMW X5, el vehículo ambivalente
1 marzo 2019
Autor:
BMW X5, el vehículo ambivalente
Por Javier Calderón y Juan Carlos Guzmán

La nueva BMW X5 es ambivalente en el sentido de que transmite poder y elegancia al mismo tiempo. Lo primero es resultado del tamaño y la calidad con la que está construida, lo cual se nota a primera vista; lo segundo, de la precisión de cada uno de los detalles que la distinguen en todos sus ángulos: trazos milimétricos y sobrios en los laterales, composición armónica en la parte trasera, y el frente distintivo de la firma de origen bávaro.

Este binomio no parece ser una casualidad cuando se ofrecen características pensadas para que el desempeño sea óptimo tanto en los terrenos difíciles, donde destaca la integración de una suspensión neumática para ajustar la altura de acuerdo al terreno, como en el territorio urbano y la carretera, donde sobresalen las características de asistencia al conductor. Mismas que incluso, hacen guiños a la conducción autónoma.

En el interior tampoco se queda atrás. Por un lado destaca la comodidad requerida para los recorridos largos y la aventura. Detalles que no están peleados con el lujo y la tecnología integrada en cada una de las aplicaciones, desde la pantalla que parece sacada de una película de ciencia ficción, hasta la iluminación interior que hace resaltar cada detalle de las entrañas de este vehículo que deja ver la calidad y cuidado en cada uno de sus componentes. Con cinco versiones, BMW se ofrece una opción que va casi como un traje a la medida.

 

Desempeño
La motorización también tiene esa doble cara, ya que la BMW X5 ofrece dos versiones: la denominada xDrive50iA, de ocho cilindros y una potencia de 462 hp y 650 Nm; y la BMW X5 xDrive40iA, que cuenta con seis cilindros en línea y una potencia de 340 hp y 450 Nm. Las dos versiones van de la mano con una transmisión de ocho velocidades.

Seguridad
Las cinco versiones de este vehículo cuentan con bolsas de aire frontales, laterales y para cabeza, control de velocidad crucero, Control Dinámico de Estabilidad (DSC); Control Dinámico de Tracción (DTC) y Frenos antibloqueo (ABS).

Tecnología
Lo más destacado es, sin duda, el equipamiento de asistencia de conducción, con control de velocidad crucero, asistente para mantenerse en el carril y prevenir choques, asistente para estacionarse y otro para la reversa, mismo que se encarga de maniobrar el vehículo por un camino que ya se haya recorrido.

Interiores
El interior se distingue y contrastan para bien el lujo y la tecnología. Por una parte, aporta calidad en cada uno de los materiales con los que están hechos los asientos y los detalles del panel de control, todo en armonía con una pantalla táctil a color, iluminación interior e indicadores digitales de los que el conductor puede echar mano. Uno de los principales puntos a favor de este vehículo son los amplios espacios para los pasajeros y la cajuela.


Comentarios
No hay comentarios en “BMW X5, el vehículo ambivalente”


Aviso de privacidad © 2014 Derechos reservados por Alianza Editores, S.A. de C.V.